sábado, 7 de junio de 2014

(...)


Crecemos y dejamos de preguntarnos el por qué de las cosas; por eso es tan importante la filosofía.

domingo, 1 de junio de 2014

Crítica a la clase de Filosofía

Filosofía. Es cierto que esta clase nos suele gustar por ser entretenida, pero lo que extraigo del curso no es solo tener una clase diferente, sino pensar de otra manera y plantearme más cosas. Porque esta asignatura, en especial, me hace entender muchos aspectos que ignoraba y también me crea el deseo de saber más.
No entiendo que se le dé menos importancia que a otras, hasta el punto de querer suprimirla de la educación, pues nos da la capacidad de ser críticos. Bueno, tal vez sí que lo entiendo, y precisamente es para evitar eso, que haya personas críticas. 
No sé muy bien hacia dónde enfocar la crítica: hacia el profesor o hacia los contenidos. Así que hablaré de los dos aspectos. El profesor está claro que es una persona a la que le gusta lo que hace, y transmite muy bien lo que quiere enseñar. A veces intimida un poco, cuando se queda mirando fijamente, y es una pena que no puntúe los trabajos cuando los presentas fuera de plazo... aunque no pierdas el tiempo, y te dediques a la (bah!) música. Pero por lo demás, se aprende mucho con él, y no solo lo que damos en clase, también recomienda libros, películas...
En cuanto a los contenidos, me ha parecido un temario muy interesante, y creo que no se me va a olvidar por la forma en la que lo hemos estudiado. Sócrates y su coherencia, Nietzsche y el eterno retorno, Freud y el subconsciente, Marx y la revolución, Sartre y nuestra condena a la libertad, Kant y el imperativo categórico... 

domingo, 18 de mayo de 2014

Solo sé que no sé a quién votar

Quizá no seamos conscientes, pero Europa tiene un gran poder en la toma de decisiones políticas en nuestro país. Tendemos a pensar que el único gobierno es el nacional, y seguramente por ello pocos españoles (un 40% aproximadamente) votan en las elecciones europeas. Actualmente la cumbre europea está liderada por el Partido Popular Europeo, que engloba a los partidos de ideología de derechas (dicho a grandes rasgos) de cada país.
De todos modos, el absentismo también está ligado a que la ciudadanía no cree en los partidos políticos. ¿Por qué votar si los programas electorales y las promesas no se cumplen? 
Aunque, ¿quién se lee los programas electorales? Es decir, ¿cuánta gente? ¿y cuánta gente vota sin saber qué propone el partido en el que tanto confía?
En una sociedad en la que nos pueden manipular muy fácilmente, es importante estar informado. No sirve de nada creer ciegamente lo que dicen los medios de comunicación y los políticos. Si lo que dicen es cierto, parece ser que ya hemos salido de la crisis. Y para estar informado, es necesario escuchar, leer, investigar en diferentes canales, periódicos, etc. Incluso así no se conoce la "verdad", pero al conocer diferentes puntos de vista se pueden sacar conclusiones propias.
Es preocupante que la mayoría de los votantes puedan estar manipulados. ¿Esto es democracia? Los dirigentes políticos, al menos los que conocemos, solo aspiran al poder. Y solo están interesados en el pueblo en época de elecciones. 
Por lo tanto, podríamos pensar que lo mejor es no votar. Pero primero habría que conocer todas las posibilidades. Si no estamos de acuerdo con ningún partido político, lo lógico es no votar. Pero no por ello hay que ignorar la situación social. Una ciudadanía implicada, que no ignora lo que hacen sus gobernantes, es necesaria para una verdadera democracia.


sábado, 22 de marzo de 2014

Planes de estudio y realidad

Muchas veces me he preguntado "¿de qué me sirve a mí saber esto?" cuando no me interesa lo que se da en clase, o cuando hay que memorizar muchos datos que se me van a olvidar al día siguiente -Pero ¿no sirve de nada?

Algo queda de lo que estudiamos, a  pesar de que la mayor parte de lo que aprendemos lo olvidamos. Por ejemplo, el año pasado daba Historia y se me ha olvidado mucho de lo que aprendí, pero recuerdo lo importante y sí que me ha servido para entender bastantes aspectos de la sociedad y la actualidad. 

Muchos nos quejamos cuando nos toca dar una asignatura que no nos gusta. Seguramente en 2º de Bachillerato de ciencias, a pocos les interesa dar Historia de España. Lo que se da en el instituto es interesante según el punto de vista de cada uno. Y claro que preferiríamos estudiar solo lo que nos gusta, pero hay conocimientos que son necesarios. Si no fueran obligatorias ciertas asignaturas, se podría acabar siendo un matemático excelente pero que no sabe expresarse en su propio idioma, o un filósofo que no sabe que estamos hechos de células.

Pero aunque creo que es necesario y acepto que hay que estudiar de todo, al menos en la E.S.O., algunas asignaturas me gustan y otras no. A todos les gustarán más las asignaturas que tengan relación con lo que quieran estudiar, y así, según se vaya pasando de curso, se profundizará más en lo que a cada uno le interesa. Personalmente, no por estar en el Bachillerato de Ciencias me gustan más esas asignaturas. La verdad es que estoy aquí por no saber qué hacer y porque me recomendaron que escogiera este itinerario, que da opción a más carreras. También hay que decir que lo elegí porque tenía Biología, y es una asignatura que me gusta bastante.

sábado, 8 de marzo de 2014

¿Cuerpo y alma?

Poseemos la suficiente inteligencia como para conocer nuestra existencia. Pero, ¿y para comprenderla?
A lo largo de la historia ha surgido el problema cuerpo-mente. En él se plantea si somos seres materiales con un alma inmaterial (dualismo) o si somos únicamente cuerpos físicos (monismo).
El primer planteamiento que surgió fue el dualismo, ya que las religiones contemplan que existe el mundo espiritual, y por lo tanto los individuos tienen un alma. Este alma podría ser inmortal o no.
¿Qué sería el alma? Actualmente, sería concebida como "nuestra mente, pensamiento, nuestro ser". Puede que existan religiones que crean en el alma mortal, pero normalmente el alma está situada en un plano más importante al cuerpo, porque sería la esencia de ese ser vivo, y perduraría siempre.
Entonces, si tuviéramos alma, ¿Habría existido siempre? ¿o habría surgido con nuestra existencia?
¿Recordamos algo anterior a nuestra existencia? No hay nada. Pero tememos a la muerte, habiendo "no existido" durante toda la eternidad anterior. Personalmente opino que la muerte es lo mismo, que no hay nada, que no tenemos un alma inmortal. Pero cualquier religión podría rebatirme que el alma surge con nuestra vida, o que no recordamos la experiencia anterior al iniciar esta vida. Así que no puedo afirmar que el alma no exista; la ciencia tampoco ha comprobado esto, no se encarga del mundo espiritual, aunque gracias a ella comprendemos el cuerpo humano y el sistema nervioso, donde el cerebro procesa toda la información. Esto lo sabemos ahora, y antes no se habría podido llegar a una conclusión así sin disponer de los medios y los conocimientos actuales.


domingo, 9 de febrero de 2014

Pedagogía: cómo dar una clase


Para facilitar a los alumnos el aprendizaje, se pueden utilizar diferentes técnicas. Para empezar, los contenidos pueden plantearse de forma interesante. No es lo mismo limitarse a leer un libro de texto que explicar con ejemplos, historias, problemas o desde la experiencia del profesor. 
De esta forma, los alumnos recordarán mejor el ejemplo sencillo que la explicación teórica. Además, no solo lo recordarán para el examen, sino que será más fácil guardarlo en la memoria a largo plazo.

Hay diferentes tipos de aprendizaje. Con el conductismo, quien aprende es recompensado o no según si hace algo bien o mal. Si quien le recompensa es alguien externo, no se aprende por motivación propia. Y, ¿eso es bueno? Con los niños se utiliza mucho este método, porque buscan una compensación por hacer algo que no les gusta. Y puede funcionar en muchos casos, pero educando a una persona así no se va a conseguir que quiera estudiar por sí misma, o que se proponga retos y los lleve a cabo. Si, por el contrario, la recompensa se la da uno mismo, como sacar buenas notas o estudiar la carrera que se desee, influirá de forma positiva en el aprendizaje, porque el alumno no dependerá de otros para estudiar.

Otro tipo de aprendizaje es el constructivo. En él cada uno construye sus conocimientos. Según la forma en que llega puede ser receptivo o por descubrimiento, y según cómo se recuerda puede ser repetitivo o significativo. Por ejemplo, en una clase de matemáticas, el profesor puede plantear un problema para que los alumnos refelexionen y después explicarlo, de forma que primero se haya intentado aprender por descubrimiento, y después se presente la información ya elaborada. Así no se aprendería a resolver los problemas imitando siempre a otros ya resueltos. Esto no quiere decir que no se deba aprender de memoria, pues hay información que no se puede razonar o se tardaría mucho (por ejemplo fórmulas matemáticas). 

Para que no se olvide lo aprendido de memoria, se pueden utilizar trucos nemotécnicos, relacionando una información con otra, con siglas, dibujos, rimas, etc. 
Con la ayuda de estos métodos, se puede conseguir que los alumnos aprendan los conocimientos de cada asignatura y que no se limiten únicamente a memorizar para aprobar.

domingo, 1 de diciembre de 2013

La felicidad y el pensamiento

¿Qué relación hay entre el pensamiento racional y la felicidad?
La ignorancia hace feliz a la gente, o eso dicen. ¿Pero realmente es más feliz quien cree en mitos?
Aquellos que no buscan una explicación lógica a los hechos se ahorran el plantearse si lo que creen es cierto o no. La ciencia a veces destruye creencias que son importantes para la gente. Por poner un ejemplo, ¿a quién le iba a sentar bien oír que la Tierra no era el centro del Universo en la Edad Media? Aquellos que creían fuertemente en el geocentrismo serían infelices al conocer la realidad. 
Pero depende del deseo de saber de cada individuo. Habría varios casos, ya que si los principios chocan con los descubrimientos, puede haber un conflicto. Pongamos el caso de Darwin, que era religioso y creería en la Creación, y a medida que veía que los animales que investigaba compartían características comunes que daban lugar a la teoría de la evolución, sus creencias perdían sentido, y seguramente se sintió infeliz.
Pero si el pensamiento racional nos descubre una verdad que ansiamos conocer, quizá seremos más felices que quienes no reflexionan por sí mismos. Por ejemplo: Einstein pasó años buscando la ecuación que hiciera comprender mejor el universo, y cuando la encontró y enunció la teoría de la Relatividad, supongo que debió sentir felicidad.

Yo elijo ser feliz buscando el conocimiento, no aceptando ideas que no entiendo porque vivir ignorando puede dar la felicidad, pero un tipo de felicidad en la que no usamos nuestra principal característica humana: el pensamiento racional.